EL LÍQUIDO REFRIGERANTE DE COCHE QUE MEJOR SE ADAPTA A TU VEHÍCULO

El sistema refrigerante del coche es esencial para el funcionamiento óptimo del motor, puesto que mantiene en todo momento la temperatura ideal que requiere el circuito térmico para llevar a cabo su trabajo de una forma correcta y eficiente. ¿quieres que la mecánica dure? Pues atento...

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE EL LÍQUIDO REFRIGERANTE? 

Como sabrás, el motor trabaja en un amplio régimen de temperaturas. Durante los primeros instantes de un arranque en frío en plena temporada invernal puede alcanzar varios grados bajo cero, mientras que, en el verano más caluroso, puede incluso superar por mucho los 90ºC; a los que, por cierto, funciona con la máxima eficacia. El responsable de garantizar la estabilidad térmica idónea y, por tanto, la protección necesaria para alargar la vida del motor lo máximo posible es precisamente el líquido refrigerante.

También llamado anticongelante, no es más que un compuesto químico basado en el etilenglicol o glicol de etileno. Su función, como decimos, es regular la temperatura del motor aumentando el rango de acción que nos limita el agua. Es decir, si el agua a menos de 0ºC se congela y a más de 100ºC hierve, el líquido refrigerante es capaz de actuar entre los -30 y los 140ºC. De este modo, nos aseguramos que circulemos por donde circulemos siempre vamos a poder exigirle garantías a nuestro coche.

¿CÓMO IDENTIFICAR EL LÍQUIDO REFRIGERANTE DE MI COCHE?

Nivel de líquido refrigerante

Los fabricantes tiñen el anticongelante con colores muy llamativos para facilitar la detección de pérdida de líquido refrigerante con posibles fugas y evitar lo que podría ser una importante avería mecánica. Da igual de qué color sea. Lo que sí tienes que constatar en el manual del propio vehículo o en un lugar oficial certificado es qué tipo de líquido de refrigerante debes usar. Existen dos tipos de líquido: orgánico e inorgánico. Uno es más sostenible y cuenta con menos aditivos que otro.

En cualquier caso, el anticongelante se debe colocar en el vaso de expansión ubicado por lo general a un lado de la carcasa o tapa de balancines que cubre la culata del motor. Se trata de un depósito o de un tubo transparente (distinto al del jabón limpiaparabrisas) en el que verás dos rayas que delimitan el nivel del líquido refrigerante mínimo y el máximo entre los que siempre ha de estar su capacidad.

Es muy aconsejable comprobar el nivel del líquido refrigerante con frecuencia. Si necesitas rellenar el vaso de expansión, pide cita en tu taller de confianza cuanto antes para hacerlo.

ARTÍCULOS DESTACADOS