Home > Acerca de Ford > Ford Blog > Conducir con mascarilla: los trucos que debes saber
Conducir con mascarilla: los trucos que debes saber

Junio 15, 2020

Conducir con mascarilla: los trucos que debes saber

Conducir con mascarilla es algo a lo que nos ha obligado la pandemia de coronavirus que ha protagonizado lo que llevamos de 2020. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta para que no suponga un problema cuando estamos al volante? Te lo contamos.

La nueva realidad a la que nos enfrentamos tras estallar la crisis del coronavirus ha venido acompañada de una serie de obligaciones que hace unos meses ni siquiera imaginábamos. Por ejemplo, tener que conducir con mascarilla. Parece algo simple, pero eso no impide que haya que seguir ciertas pautas para evitar problemas, especialmente, de seguridad. Desde Ford las repasamos.

Lo primero que hay que tener en cuenta con la mascarilla es algo común al resto de los elementos que pueden influir en la conducción: debemos sentirnos cómodos. Para ello, hemos de lograr un equilibrio en la tensión de los elásticos que rodean nuestra cabeza u orejas: tienen que permitir que la mascarilla no quede holgada, sin que las gomas nos aprieten demasiado.

La mascarilla puede provocar que la sensación de agobio crezca y, si sumamos eso al calor que suele hacer en los coches en esta época del año, podríamos ver cómo disminuye nuestro confort. Para evitarlo, se recomienda poner el aire acondicionado algo más frío de lo que lo hemos llevado hasta ahora: con uno o dos grados menos bastará.

Uno de los grandes peligros de las mascarillas viene con las gafas de sol, uno de los elementos más utilizados durante el verano al volante. En el caso de usar una mascarilla quirúrgica, hay que colocarla de tal forma que el borde inferior de las gafas quede sobre el superior de la máscara; así evitaremos que nuestra respiración ascienda y empañe los cristales, lo que disminuiría peligrosamente nuestra visión. Otra solución es emplear mascarillas con filtro, que permiten expulsar el aire, por lo que este problema es mucho menos acusado.

Existen también algunos trucos para evitar que las gafas de sol se empañen. Por ejemplo, se pueden lavar con agua y jabón para, posteriormente, frotar una pastilla de jabón de manos sobre los cristales. Una vez hecho esto, se tiene que quitar la película formada con un paño suave: habremos logrado una protección anti-vaho que durará unas horas.

Por último, conviene recordar que si has de conducir con mascarilla, debes ponértela antes de entrar al vehículo. Bastan unos segundos dentro de él sin protección para estar en zona de riesgo, tanto uno mismo como el resto de los ocupantes.

Top