Home > Acerca de Ford > Ford Blog > Ford Mustang nunca se olvida
White Mustang parked in the sunset

Febrero 29, 2020

Un Ford Mustang nunca se olvida

 

Un Ford Mustang GT ha protagonizado una de esas historias que demuestra que, muchas veces, un coche es mucho más que un medio de transporte...

Los verdaderos aficionados a los coches no ven en ellos un simple medio de transporte. Y si no, que se lo pregunten a Wesley Ryan, un vecino de San Antonio, Texas, que ha protagonizado una de las historias más emocionantes que se recuerdan. ¿El protagonista? Un Ford Mustang GT que tuvo que vender después de 17 años en su poder. La razón fue que su mujer cayó enferma de cáncer de ovarios y había que pagar el tratamiento.

Deshacerse del coche fue como despedirse de un familiar para Wesley, aunque por fortuna todo sirvió para que Laura, que así se llama su esposa, superase la enfermedad. Pero ni siquiera eso hizo que nuestro amigo olvidase su Ford Mustang. Venderlo fue “uno de los mayores sacrificios que le he visto hacer nunca por nosotros”, dijo entonces su hijo Jake. “Nunca olvidaré cómo le rompió el corazón ver marchar el vehículo”, añade.

 

Pasados unos años, la fortuna quiso que Jake encontrase a la venta el Ford Mustang GT que fue propiedad de su padre. Y, caprichos del destino, su propietario lo vendía precisamente para poder pagar el tratamiento que necesitaba su madre, enferma de cáncer de ovarios. Jake compró en secreto el coche... y el vídeo que muestra cómo recibió su padre la sorpresa se hizo viral. La emoción de Wesley fue de las que marcan. Tanto, que la historia llegó nada más y nada menos hasta Bill Ford. Ni corto ni perezoso, el presidente decidió que había que hacer algo especial con esta familia.

Bill Ford contactó con John Hennessey, máximo responsable de la empresa de preparación de coches Hennessey Performance, para encargarle que restaurase el Ford Mustang GT. Hennessey aceptó y no es algo habitual, porque la empresa rechaza el 99% de este tipo de trabajos (su fuerte es mejorar coches actuales e incrementar la potencia de sus motores). Pero lo especial del caso lo merecía. El resultado ha sido espectacular; sin duda, la guinda perfecta a una historia humana como la que más.

Además de costear la restauración del Mustang, Ford también ha donado 1.000 dólares a Warriors in Pink/Henry Ford Cancer Center con el fin de apoyar el desarrollo de los tratamientos contra el cáncer..

 

Top