Home > Acerca de Ford > Ford Blog > Eva Rodríguez de Liévana, compañera de Ford Credit, una de las 11 finalistas para el Reto Pelayo Vida 2020
Eva Rodríguez de Liévana, compañera de Ford Credit, una de las 11 finalistas para el Reto Pelayo Vida 2020

Agosto 20, 2020

Eva Rodríguez de Liévana, compañera de Ford Credit, una de las 11 finalistas para el Reto Pelayo Vida 2020

Cada año, cinco mujeres supervivientes de cáncer hacen realidad sueños y objetivos que parecían inalcanzables, llevando a cabo un gran desafío que pone a prueba su resistencia física y psíquica: el Reto Pelayo Vida. En 2020, una de esas aventureras puede ser nuestra compañera Eva Rodríguez de Liévana.

El Reto Pelayo Vida es una iniciativa que esta aseguradora patrocina desde hace cinco años. En esta aventura participan cinco mujeres que han superado una dura batalla contra el cáncer, asumiendo un desafío que las lleva a los rincones más recónditos del planeta, desde el Ártico al Kilimanjaro, pasando por el Annapurna, los Andes o cruzar el Atlántico a vela.  Su objetivo es trasmitir un mensaje alto y claro a todas aquellas que han luchado o que aún están en plena pelea contra la enfermedad.

Las aventureras que quieren participar en el Reto Pelayo Vida representan a todas esas mujeres que luchan cada día contra el cáncer que padecen. Aquellas que consiguen una plaza en alguno de los retos tienen la gran responsabilidad de demostrar que después del cáncer se pueden hacer miles de cosas y que existe aún mucha vida después de la enfermedad.

En Ford Credit, nuestra compañera Eva Rodríguez de Liévana conoció estos retos poco después de haber superado su cáncer de mama. De hecho, todavía estaba en un período complicado; había terminado el tratamiento, sí, pero no su camino hacia la victoria final: la enfermedad solía reproducirse justo en esa fase. Sin embargo, encontró inspiración en la historia de cinco mujeres que habían cruzado el Atlántico en 2016. “Me sorprendió mucho ver cómo habían hecho aquello después de haber pasado lo que yo había pasado”, comenta.

El tratamiento de Eva había sido muy agresivo y, aunque estaba acostumbrada a hacer deporte, apenas tenía fuerzas. Pero el ejemplo de aquellas luchadoras la animó lo suficiente como para regresar al gimnasio y empezar de nuevo, poco a poco. “Volver a ejercitarme me ayudó muchísimo, física y mentalmente, en la recuperación. Un médico no tiene la misma visión que te dan otras personas que han pasado por el cáncer. No te cuenta vivencias, experiencias o te da consejos sobre la alimentación, ni te anima a seguir haciendo deporte, aunque te cueste. Y este reto sí ayuda a difundir ese mensaje. Además, nadie mejor que otras mujeres que han pasado por lo mismo para llegar a aquellas que están pensando que su vida no va a poder ser igual. Este reto te motiva para llevar una vida sana y hacer deporte; demuestra que después del cáncer, hay vida”, asegura.

Impresionada por el ejemplo que difundían estas valientes, Eva supo que quería ser una de ellas y, cuando las inscripciones para el Reto Pelayo Vida 2020 se abrieron, no dudó en ponerse en contacto con la organización para comunicar que quería participar en el proceso de selección. Eva rellenó un completo dossier en el que tuvo que responder muchas preguntas; quizá la más difícil fue: ¿estás dispuesta a estar desconectada de tu familia durante casi un mes (los móviles están prohibidos)? La respuesta fue “”.

De las 319 candidatas, seleccionaron 47 para una entrevista con Eric Frattini, fundador de estas expediciones, y otras tres personas. Frattini avisó a nuestra compañera durante aquel encuentro de la exigencia y dureza que supone tomar parte en esta aventura, así como de la responsabilidad que tienen las escogidas, y esto motivó más aún a Eva para seguir adelante con esta locura.  Tras la entrevista, quedan 14 finalistas, pero sólo cinco podrán disfrutar de esta experiencia única.

Los planes trazados a principios de año iban a llevar a las participantes a Jordania; el 14 de marzo, unas pruebas de esfuerzo, escalada, convivencia y trabajo en equipo en Madrid determinarían quiénes serían las elegidas. Pero el confinamiento obligó a cambiarlo todo: España era uno de los países más afectados por la COVID-19 y allí debían difundir estas supervivientes su mensaje de victoria en la batalla más dura, por lo que recorrían la costa del país a vela, concretamente en el Volvo V70 Green Dragon, un velero de 72 pies que participó en la Volvo Ocean Race de 2008-2009. Las cinco aventureras de la sexta edición del Reto Pelayo Vida navegarán 1.530 millas náuticas a lo largo del Cantábrico, el Atlántico y el Mediterráneo.

Eva es una de las 11 finalistas. Solo queda una última selección, que se llevará a cabo del 20 al 24 de agosto y de donde saldrán las cinco mujeres que llevarán a cabo el desafío. “Nunca me había acercado al mundo de la vela. Leí, me informé  y, en cuanto pudimos salir de casa, hice un curso en el pantano de El Burguillo, siempre alentada por nuestros directores deportivos: Diego Fructuoso, regatista profesional y entrenador olímpico, así como campeón de Europa y de la Copa del Rey, y Angela Pumariega, deportista española Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Tanto me motivaba aprender que hasta cambié mis vacaciones y estuve en un velero, empapándome de los conceptos básicos para estar más preparada ante la selección final”, asegura nuestra compañera.

Eva, que ha pasado por distintos puestos y departamentos en Ford desde su llegada en 2002, sabe cuáles son sus puntos fuertes y aquellos que pueden representar un reto mayor. ¿Se ve con posibilidades de ser una de las cinco mujeres que saldrán desde el puerto de Bilbao el 5 de octubre? “Tengo muchas ganas y mucha fuerza, pero, si soy sincera, es muy difícil para las 11 finalistas, ya que todas mis compañeras están súper preparadas y serán sólo cinco las elegidas. Eso sí, voy a luchar hasta el final”, afirma convencida. Aunque le encantaría formar parte de esta experiencia, hasta ahora ya ha vivido cosas muy positivas: “gracias al Reto Pelayo 2020 he conocido gente maravillosa, me he iniciado en el mundo de la vela y, una vez más, me he demostrado a mí misma que querer es poder. Esto es lo importante y bonito de este desafío, que las cinco escogidas sirvan de ejemplo a tantas mujeres que, como nosotras, han pasado o están pasado por el cáncer y que vean que todo es posible”, añade.

¡Mucha suerte!

Top